El templo de tú cuerpo y el chocolate

El Templo de tú cuerpo y el chocolate.

Desde que nacemos, empieza una carrera por el abastecimiento, de forma innata, sin siquiera haber abierto los ojos, ya buscamos donde alimentarnos.

Hay un primer periodo de nuestra vida, -largo y tedioso, para quienes lo viven y, fugaz, para quienes lo hemos pasado-, en el que más crecemos física y emocionalmente,

que concluye con la ebullición de la pubertad, tras la que quedará a la vista la escultura de nuestra personalidad, y que irá limando la vidas con sus circunstancias afortunadas

y desafortunadas. En este periodo, es posible que, la cantidad de lo que ingerimos, por nuestras necesidades físicas, nos importe más que la calidad.

Pero generalmente, después, cada uno a su ritmo, empezamos a entrar en otra etapa, más calmada, en la que tomamos consciencia de que nuestro cuerpo es como un templo,

"nuestro templo, que tenemos que cuidar, con aforo limitado, al que no todo el mundo tiene derecho a entrar".

En Artechoc, nuestro foco está ahí, en elaborar chocolates artesanos, con la suficiente calidd y personalidad, como para que los dejes pasar, a "tú templo".

P.D. !Mucha suerte y ánimo a todos!

Comentarios (0)

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido al comparador

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Leer Política de Cookies.